lunes, 25 de abril de 2016

El chismoso, un tipo de persona tóxica



El chismoso se pasa la vida investigando la vida de los demás. Busca hechos reales a los que les añade puntos de cosecha propia para dañar la reputación y la imagen de los demás. Obsesivos a la hora de recabar datos. Hipócritas hasta el límite. Pueden fingir ser “amigos íntimos” hasta conseguir nuestros  secretos para después sacarlos a la luz sin ningún tipo de rubor. Extremadamente nocivos en lugares pequeños como pueblos y aldeas, donde se erigen en amos y señores de los cotilleos. Capaces de arruinar psicológicamente a sus víctimas. Sería comparable al “mobbing” en el trabajo o al “buylling” en los colegios.

En ocasiones no se limitan a exagerar, sino que pueden llegar a inventar una historia maliciosa respecto a alguien, por el simple hecho de que no les cae bien.
A nivel personal, os podemos decir que hemos detectado que muchas veces este tipo de personas tienen en su entorno problemas severos y que con este comportamiento lo que hacen es alejar los chismes de sus casas.

Sus frases más características son “No te vas a creer de lo que me enterado”… “A mí no me gusta hablar, pero…”, “ ¿sabes quién está embarazada?  No te lo vas a creer”… “ Lo sé de buena tinta”…

Ejemplo: Lucía trabaja en la oficina de una gran multinacional. 30 personas comparten con ella la oficina. Tiene un hijo adolescente muy conflictivo que últimamente está coqueteando con drogas, y su marido tiene una aventura con una compañera. Esa mañana al ir al lavabo, Lucía ha escuchado vomitar a Marta, la nueva secretaria. Es la tercera vez esa semana. Sospecha que está embarazada y como el mes pasado se reunió con el jefe guaperas durante 45 minutos sospecha que él es el padre. Lo comenta uno a uno a sus compañeros. Lo sabe de buena tinta. Alguien los ha visto juntos fuera del trabajo. Todo el mundo mira a Marta con desprecio y le hacen el vacío.  La ignoran y no le dirigen la palabra. Marta desaparece del trabajo y Lucía dice que es porque se ha sometido a un aborto que le ha pagado el jefe.

Marta tiene cáncer de mama. Está con quimioterapia. Sólo se lo ha contado a su jefe. El estrés del trabajo no le es beneficioso para su recuperación.

Como veis, buscamos ejemplos extremos, pero no se trata de explicar casos, sino de que entendáis el funcionamiento. 

(Los chismorreos son muy peligrosos. Podéis arruinar una vida sólo con seguir un bulo. Contrastad la información y evitad juzgar si no queréis ser juzgados más adelante)

martes, 5 de abril de 2016

El matasueños, un tipo de persona tóxica.


Se trata de un individuo peligroso. Es capaz de acabar con los sueños de cualquiera. La envidia es su fuerza. No soporta las ideas de los demás. Odia a los que se arriesgan a los que crean, a los que inventan.  Es temeroso de que los demás triunfen, por lo que hará cualquier cosa para evitarlo. Si alguien de su entorno tiene una gran idea de negocio, le dará mil razones para no arriesgarse. Odia los cambios y se aferra a la rutina. Si alguien cercano quiere prosperar en su carrera y para ello tiene que cambiar de lugar de residencia, no parará de hablar de los contras de ir a vivir a otra ciudad, de los peligros que le pueden acechar, de lo bien que está en ese momento y de la falta de necesidad de cambios. Recurrirá también al miedo de perderlo todo por parte de la otra persona. 
 
En este caso concreto hay una frase característica que utilizan siempre, “ ¿ Y Si…?... 

¿Y si te arruinas con este negocio?, ¿Y si no te adaptas y te echan del trabajo? ¿Y si no eres capaz de llevarlo a cabo? ¿Y si te pasa algo estando tan lejos?...

Ejemplo: Salva, 45 años, administrativo. Hace 25 años Salva tuvo una idea de negocio. Ahora todo el mundo conoce lo que son las empresas de trabajo temporal, pero en ese tiempo aun no existían y Salva tuvo la idea de crear una especie de bolsa de trabajo para la gente que estuviera en el paro. No como lo que hay ahora… se trataba de ayudar a la gente a encontrar un empleo, a cambio de una pequeña cantidad de dinero que pagarían con su primer sueldo. La idea le pareció genial a Salva, y se lo comentó a su amigo Marcelo. Todo fueron pegas. Marcelo le dijo que estaba loco, que montar una empresa requería mucho esfuerzo, impuestos, licencias, trabajadores, seguridad social.  ¿Y si se arruinaba? No podía gastar todos sus ahorros en algo tan estúpido, que para eso ya estaba el INEM que te buscaba trabajo. Salva quería montar su empresa en una gran ciudad por lo que se tenía que mudar y también se lo comentó a su madre. Ésta también le dijo que era una locura irse a vivir tan lejos a un lugar en el que no conocía a nadie. ¿Y si le pasaba algo? ¿Y si tenía un accidente estando tan lejos…?. Salva vio claro que su idea no era una opción y que su amigo y su madre tenían razón, por lo que aunque tuvo unas cuantas ideas más de negocios aparentemente viables, prefirió sacarse unas oposiciones a funcionario y quedarse donde estaba que era menos arriesgado. No le gusta su trabajo y odia su apartamento, pero tiene una vida tranquila y sin sobresaltos.

Apoyad en la medida de vuestras posibilidades a quien quiera emprender un nuevo camino dejando de lado vuestras opiniones catastrofistas. Y si al final tenéis razón y fracasa, hacedle sentir que siempre podrá contar con vosotros.

lunes, 4 de abril de 2016

Cuando todo nos sale mal.



A los largo de nuestra vida todos nos hemos preguntado alguna vez ¿porqué todo nos sale mal?

Todos hemos experimentado alguna vez cosas y situaciones negativas que siguen a cosas y situaciones negativas,... que parece que nunca se van a terminar. Llegamos a condicionarnos de que todo los que nos va a pasar va a ser negativo, y lo peor de todo es que la vida nos lo confirma.

¿Porqué pasa esto?

Cuando nos encontramos en un estado pesimista, envueltos por problemas y situaciones que nos cuesta soportar, de manera inconsciente nos adaptamos a estas situaciones y pasamos a convertirlas como habituales, conocidas, familiares. Como cualquier animal, actuamos buscando siempre las situaciones que nos resulten familiares (aunque estas sean negativas) porque inconscientemente nos dan seguridad. Es por esta razón que cuando entramos dentro de una espiral “hacia abajo”  atraeremos situaciones y hechos que respondan a nuestras expectativas para así mantenernos en el mismo nivel, así buscaremos de forma selectiva los hechos o situaciones que nos provoquen problemas.

Muchas personas ya han oído desde la infancia el dicho de que “cuando todo va bien, tiene que venir algo malo” o parecida “todo va bien, a tocar madera” como se ya estuviéramos esperando lo malo. El hecho de interiorizar frases como éstas nos provoca un sentimiento de malestar cuando seamos adultos cuando las cosas van bien, esperando lo malo que nos depara el destino.

Vivimos en una sociedad donde parece que lo malo sea lo normal y el sentirse bien lo excepcional. No tendría que ser así, sino todo lo contrario. Tenemos que reaprender que la situación normal es la de sentirse bien, la situación que nos tiene que resultar familiar es el bienestar emocional, sea cuales sean las circunstancias que nos rodeen. Así, cuando pasamos por un mal momento podríamos emplear todas nuestras fuerzas para volver al estatus que nos corresponde, sentirnos bien.

Como expresa el libro “La Ley de la Resonancia” de Pierre Franckh, la vida no es temporalmente unidireccional, del pasado hacia el futuro. Como ya recogía Einstein en su época, la vida es bidireccional, del pasado hacia el futuro y recíprocamente, del futuro hacia el pasado, aunque nuestra percepción infinitamente limitada, solo nos permita vivenciar el presente. De forma muy resumida, lo que viene a decir el libro es que cuando el pasado envía deseos, miedos, propósitos… estos viajarán en forma de ondas con su correspondiente vibración. Desde el futuro retornan unas ondas que corresponden a las diferentes posibilidades, con sus vibraciones asociadas. Cuando estas dos tipos de ondas chocan es cuando se produce el acontecimiento. Dicho de una forma más simple, si tenemos miedo de que pase alguna cosa, estamos enviando una ondas vibracionales concretas, que si chocan con las ondas provenientes del futuro de igual signo, lo convertirán en un hecho. Pero si al contrario, desde el pasado (considerando pasado una milésima de segundo antes que el presente) mandamos ondas vibracionales de deseo, de propósito positivo, de logro conseguido, estas chocarán con sus correspondientes en el futuro y materializaremos lo que deseamos y nos proponemos.

Esto es lo que nos explica la teoría de cuerdas, la visión de nuestro ser no como un conjunto de átomos, sino como unas partículas más pequeñas llamadas quantums, que simplemente son vibraciones energéticas formadas por fuerzas eléctricas y magnéticas, es energía que vibra.

Así que ya sabes, desea en el pasado proyecta hacia el futuro y materialízalo en el presente, que sea positivo o negativo solo va a depender de ti.


domingo, 3 de abril de 2016

El gato, la toxoplasmosis y el embarazo



¿Qué es la toxoplasmosis?

Estaríamos hablando de una enfermedad infecciosa causada por un parásito, el Toxoplasma. Este parásito tiene como a último huésped el epitelio intestinal de gatos y otros felinos. Pero este parásito también se encuentra en un porcentaje muy alto en tejidos de otros animales como pueden ser el cerdo, la ternera y el pollo, entre otros.

La mayoría de la población ya ha estado en contacto con este parásito, de forma asintomática, sin darse cuenta, y cuando esto se ha producido el cuerpo adquiere inmunidad hacia el Toxoplasma, es decir, que no pueden verse afectados por dicha infección en caso de volver a entrar en contacto con el parásito.

¿Cómo se transmite?

A pesar de la “mala costumbre” de culpar al gato de la transmisión, son muchas las vías para estar en contacto con el parásito:

La manipulación de los excrementos de un gato infectado. Jamás por el contacto directo con el gato. Por eso se recomienda a las personas con riesgo, o bien que no manipulen la bandeja sanitaria del gato o que lo hagan con guantes.

La ingesta de carne poco hecha.  La carne de los animales se encuentra frecuentemente infectada por este parásito, que se elimina con temperaturas altas (carne bien hecha) o con temperaturas bajas (congelación).

Comer verdura del mercado. En ella pueden haber restos del parásito por contacto con otros animales.

En alimentos como huevos, leche o cualquier alimento contaminado o manipulado por manos contaminadas.

¿Es grave la toxoplasmosis?

No, salvo puntualizaciones. Esta infección por norma general en una persona sana no manifiesta ningún síntoma, como mucho se asemejaría a una leve gripe. Todas las personas que hayan convivido con animales, tengan la sana costumbre de comer productos de mercado, o sea, que no hayan estado aislados de la naturaleza, ya han tenido contacto con el parásito alguna vez, o muchas, en su vida, y han adquirido inmunidad ante cualquier próximo contacto. Así, su cuerpo ya ha desarrollado un mecanismo de defensa que le protege de cualquier infección por Toxoplasma.

Las puntualizaciones: gente con el sistema inmunológico deprimido, como serían los seropositivos. En estos casos su sistema inmunológico está debilitado y sí que pueden verse afectados por el toxoplasma. Todas las asociaciones de seropositivos informan de la toxoplasmosis y facilitan consejos a seguir en caso de tener gato (no manipular excrementos, limpiarse las manos, etc.) y en ningún caso recomiendan deshacerse del gato. Otro caso serían las mujeres embarazadas que no hayan tenido nunca contacto con el parásito (no es muy común, salvo en grandes ciudades).

¿Qué indican las pruebas?

Cuando una mujer está embarazada se le realizan unas pruebas para ver si ha estado en contacto con el parásito o no. Cabe reseñar que cuando las pruebas dan POSITIVO, significa que la mujer ya ha estado en contacto con el Toxoplasma, por lo tanto NO puede transmitir la infección al feto. Si las pruebas dan NEGATIVO, significa que la mujer no ha estado en contacto con el parásito y por lo tanto, en caso de infección durante el embarazo, SI puede transmitir la infección al feto. En este caso debe mantener precauciones (no contacto directo con excrementos del gato, no comer carne cruda o poco hecha, limpiar muy bien las verduras del mercado…), sin deshacerse del gato.

Como siempre, cuando el facultativo médico no está bien informado, lo primero que recomienda en caso de embarazo es deshacerse del animal. Las asociaciones de seropositivos (personas de alto riesgo) no lo recomiendan. Cabe saber que un gato adulto la infección por el parásito se produce por comer ratones y/o pajaritos que hayan sido portadores, poco probable en gatos que están dentro de una casa. Y en el caso de gatos que hayan estado en contacto con el parásito (suele afectar a gatos menores de 6 meses) ya han quedado inmunizados y no transmiten la enfermedad. Por lo tanto antes de desprenderse del gato, mejor informarse.



Los vampiros emocionales



Alguna vez nos ha pasado que relacionándonos con gente, bien sea conocidos bien sea gente con la que interactuamos de forma cotidiana, cuando acabamos de hablar con ellos nos sentimos con baja energía, como si nos la hubiesen chupado, son los vampiros emocionales.

Aunque este nombre suene un poco a película de miedo, a aquel personaje de ficción de largos dientes que chupa la sangre de los demás para sobrevivir, en nuestra vida nos hemos cruzado y cruzaremos más de una vez con personas que no nos chupan la sangre, pero si nuestra energía.

Muchas veces actúan de forma inconsciente alimentándose de nuestras fuerzas. La mayoría de veces estos vampiros emocionales no se dan cuenta de cómo actúan, lo hacen de forma no intencionada.

Cuando una persona te expone un problema emocional negativo y lo hace con mucha fuerza y expresividad, libera emociones que son muy potentes y que pueden llegar a afectar a su interlocutor por cometer éste el siguiente error: intentar entender a la persona a base de vivenciar de forma activa lo que siente, lo que se conoce como “ponerse en su lugar”. GRAN ERROR.

Cuando una persona para entender a otra intenta sentir lo mismo y este sentimiento es negativo, se coloca sin querer en su mismo sentimiento, en el mismo estado emocional y eso si, la va a entender perfectamente, pero no la podrá ayudar. Su estado pasará a ser el mismo que su interlocutor y ahora serán dos personas con el mismo problema. Y por el camino ya habrá perdido las fuerzas que le hubieran permitido ayudar.

Hay otro tipo de personas también en continuo estado emocional negativo que cuando te cuentan sus penas acaban felices, contentos y con fuerza y la persona que lo recibe acaba literalmente “hecha una mierda”, sin fuerzas, ni energía, ni humor.

Las emociones tienen una gran carga energética, sobre todo las emociones negativas. Estar en contacto de forma constante con personas negativas, personas que usan la crítica de forma constante, personas que solo ven el vaso medio lleno o más bien vacío… acaban repercutiendo en nuestro estado emocional chupando nuestras fuerzas, y nuestra positividad. Lo que el vampiro del cine hace con la sangre, el vampiro emocional hace con nuestra energía.

A esta gente tan negativa le suele molestar la positividad, ya que es un estado en el cual no encuentran cómodos, ni familiarizados y muchas veces intentaran sabotearlo. Se han realizado estudios al respecto que demuestran que si en una habitación con nueve individuos entrenados para mostrar un estado anímico negativo introducen un nuevo individuo entrenado para mostrar un estado anímico positivo, al cabo de pocos minutos mostrará el mismo estado que el resto de los participantes. Pero si el experimento se realiza al revés nueve individuos positivos e introducen uno de negativo, éste no cambiará su estado, sino que empeorará y posiblemente arrastre con él alguno de los participantes.

¿Qué hacer ante un vampiro emocional?

Detectarlos. Poco podremos hacer si no sabemos quiénes son. La forma más fácil es observar como determinadas personas nos quitan las fuerzas o nos vuelven pesimistas cuando interactuamos con ellas.

No ponerse nunca en el lugar del otro para entender lo que siente. Si se siente mal, sereis dos que se sienten mal y necesitareis de un tercero para cambiar la situación. Se puede escuchar, pero siempre desde un estado neutro emocionalmente.

La persona negativa no cambiará por más que tú lo intentes, cambiará cuando ella misma quiera, o considere que debe cambiar.

Si facilitamos nuestra energía emocional para alimentar la energía de otra persona, simplemente haremos un  intercambio de emociones (cargaremos al otro y nos descargaremos nosotros).

En gemología existen muchos minerales protectores, no estaría de más colgarse un cuarzo, o una amatista si no tenemos más remedio que estar en contacto con un vampiro emocional, esto nos protegerá de sus malas vibraciones.