lunes, 3 de octubre de 2016

El poder del pensamiento y las palabras.



A lo largo de la vida hemos podido comprobar que cada vez que tenemos MIEDO de que pase nos pase una cosa, una situación negativa, un cambio no deseado, o simplemente algo que queramos evitar con todas nuestra fuerzas…..NOS PASA.

Cuando una persona repite un pensamiento negativo, día tras día, repite un miedo, o simplemente no deja de pensar en algo que no quiere que le pase, la tendencia del inconsciente es “hacernos caso” y llevarnos hacia donde concentramos nuestros miedos.

Esta manera de direccionarnos hacia los pensamientos negativos, también responde, y con la misma eficacia, si nos acostumbramos a hacerlo a la inversa. Si nos “funciona” llegar hasta las situaciones que nos provocan miedo, también nos funcionará para conseguir nuestras aspiraciones. Lo único que diferencia las dos situaciones son nuestros propios bloqueos. Nos cuesta poco parar cuando estamos en un estado negativo para llegar a la situación negativa, pero nos cuesta avanzar cuando el resultado anhelado es positivo, forma parte de la naturaleza humana.

No es un hecho reciente, sino que ha estado presente a lo largo de la humanidad, del poder del pensamiento y de la palabra como activador de nuestra conducta.

Es importante saber distinguir y darle nombre a nuestros pensamientos, a las palabras, que, de forma repetitiva, nos dirigimos hacia nosotros. Estas van a ser las condicionantes de los resultados que logremos.

Esto lo podemos llevar a cabo de forma consciente. Tenemos la plena capacidad de dirigir la acción de nuestra vida, nuestro estado anímico y la respuesta fisiológica de nuestro cuerpo, pero todo en nuestro beneficio personal, no en nuestra contra.

Las pautas que nos bloquean, las conductas repetitivas que nos frenan, el anhelar un futuro feliz pensando en un presente pesado, no hacen más que perjudicarnos a nosotros mismos.

Pero todo eso se puede cambiar. Toda conducta puede ser sustituida por otra, y todo pensamiento se puede reestructurar. El objetivo principal debería ser NOSOTROS MISMOS.

Independientemente de las circunstancias externas negativas que nos puedan frenan, siempre contamos con nuestra fuerza interior, a veces superior a la que creemos tener. Quien decide tomarte las dificultades como un reto o como un muro, ERES TÚ.


No hay comentarios:

Publicar un comentario